Vista del cerro desde el Malecón Simón Bolívar.

Su nombre, cuenta la leyenda, surgió cuando el soldado español Nino de Lecumberry realizando sus actividades estuvo en peligro de muerte e invocó a la santa en busca de salvación. Al recibirla, en agradecimiento, colocó una cruz en la cima del cerro con la leyenda “Santa Ana” y los pobladores empezaron a llamarlo así.

Se encuentra al pie del río Guayas, junto al tradicional barrio Las Peñas. Luego del proceso de regeneración urbana que empezó en el 2001, el sector fue beneficiado con la reparación de las fachadas de sus casas, la reconstrucción de la escalinata central Diego Noboa y Arteta, iluminación, zonas de descanso y recreación convirtiéndose en uno de los puntos turísticos más visitados en Guayaquil.

CERRO SANTA ANA (ESCALINATAS NUMERADAS)

El Cerro Santa Ana cuenta con 444 escalones, pero no te abrumes que hay zonas de descanso cada tanto, encontrarás restaurantes, cafés, tiendas de artesanías en las que puedes detenerte a comprar y luego seguir el recorrido.

Cuando llegues a la cima será la mejor parte, ya que a un costado te encontrarás con el faro donde podrás subir y te proporcionará una magnífica vista de 360 grados de la ciudad. También podrás visitar el Museo Naval, la Plaza de Honores y la Capilla Santa Ana.

Si eres fanático de los murales puedes ir a la escalinata Santo Domingo del Cerro Santa Ana a la altura de la Plaza Colón. En sus 222 escalones se despliega una obra en forma de mosaicos, creada por el artista plástico Gonzalo Amancha, que resalta la flora, fauna e historia del lugar.

ESCALINATA SANTO DOMINGO

Más información histórica en el link de Guayaquil es mi destino.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.