¿Les ha pasado que no pueden dormir antes de viajar? Bueno a mí me suele pasar muy a menudo, no sé si es la emoción, los nervios, el itinerario que repaso en mi cabeza, pero no concilio el sueño (claro que esto solo me pasa cuando tengo un viaje, porque créanme que amo dormir) más aún si es el primero al exterior. En esta ocasión tuve la oportunidad de visitar Miami junto a mi esposo, algo nuevo para ambos. Por lo general yo hago mi búsqueda previa de recomendaciones y experiencias, sin embargo para cada persona las vivencias son únicas así que de igual forma íbamos con la expectativa del primer tramo: el aeropuerto.
Salimos del Aeropuerto de Guayaquil José Joaquín de Olmedo, que como dato les comento que ha sido galardonado varias veces en reconocimiento a su excelencia y calidad, los más recientes: Mejor Aeropuerto de Latinoamérica y el Caribe, Mejor Aeropuerto del Mundo en categoría de 2 a 5 millones de pasajeros, Mejor Aeropuerto de Latinoamérica y el Caribe en categoría de 2 a 5 millones de pasajeros. Menciono esto no solo porque sea mi ciudad, sino porque he tenido la oportunidad de transitar por sus instalaciones y se pueden comprobar sus méritos. Cuenta con farmacia, lugares para comprar, para comer como restaurantes y cafeterías, así que tendrán a la mano lo que necesiten. Nos tocó tomar un vuelo de madrugada, por lo cual según la aerolínea debíamos estar 3 horas antes para vuelos al extranjero, claro está que no nos lo queríamos perder, así que estuvimos puntuales. Pienso que a veces es un poco exagerado 3 horas porque en nuestro caso nos sobró mucho tiempo, sin embargo, hay que ser precavidos para ahorrarnos sorpresas por llegar tarde o con menos tiempo.

 

Foto: Aeropuerto de Guayaquil José Joaquín de Olmedo.

El check-in lo realizamos a través de la página web, así que solo nos acercamos al mostrador de la aerolínea para registrar las maletas que irían en bodega. Avianca permite para rutas entre Estados Unidos, Canadá, Suramérica y el Caribe dos piezas con un peso máximo de 23 kilogramos (50 lbs) cada una en clase económica, si supera estos límites mencionados habrá que pagar equipaje adicional.
Al ingresar al área de Partidas Internacionales es importante tener a la mano el documento de identificación, el pase de abordar, el pasaporte con la visa vigente para el país de destino (en el caso de E.E.U.U. es obligatoria para ecuatorianos) o residencia. Pasamos el filtro de migración y pudimos ir a la sala de espera para tomar nuestro vuelo a Miami con escala en Bogotá. Una vez en Colombia la espera fue corta y pasamos el filtro de seguridad con las maletas de mano para el siguiente avión. La aerolínea en la que viajamos envió directamente el equipaje de bodega a Miami por lo que no tuvimos que volver a registrarlas (es un buen punto a favor).

Avianca

Ahora venía la parte crucial que estábamos esperando: el Aeropuerto Internacional de Miami, donde se determinaría realmente si ingresábamos o no a Estados Unidos y es que tener la visa no te garantiza la entrada, son los agentes de inmigración quienes tienen la última palabra sobre tu ingreso a su país.
Al llegar agentes del aeropuerto nos dirigieron a los quioscos automáticos de control de pasaporte, el proceso es sencillo se escanea el pasaporte, se responden las preguntas generales como: motivo de viaje, tipo de visa, entre otras. Esta tecnología ayuda a descongestionar las multitudes de pasajeros que llegan a la terminal. Si se hace todo correctamente y la máquina acepta el proceso te da un ticket aprobado para continuar por una fila más corta. Si la máquina no aprueba el proceso te da un ticket con una “X” con el que debes pasar a la fila general para volver a repetir los pasos anteriores pero esta vez con los oficiales de inmigración (tardas un poquito más en referencia al anterior).
Ellos te harán las mismas preguntas y otras más si lo ven necesario, toma de huellas y foto. Por lo general el tiempo de espera no es muy extenso, sin embargo cuando ven nerviosa a una persona o dubitativa en las respuestas suele demorar un poco más y hasta suele suceder que los derivan a una sala especial para que un oficial de Inmigración realice verificaciones adicionales.
En nuestro caso tuvimos que pasar a la fila general, con la pose más tranquila del mundo, facilitando los datos y documentos que el oficial solicitó junto con las respuestas acertadas.  Finalmente, el sello de aprobación tocó nuestros pasaportes y por fin ¡éramos libres! Con el corazón en la mano pero felices pudimos respirar y caminar hasta la salida del aeropuerto. Sus puertas automáticas se abrían para darnos la bienvenida a nuestra nueva aventura.

 

TIPS
  • Hacer el check-in en la página web de la aerolínea en la que viajarás. Agiliza el tiempo de registro.
  • Traer los pasajes y documentos importantes a la mano.
  • Verificar que llevas el peso correcto en tu equipaje según los términos de la aerolínea y el país que visitas.
  • Respetar las normas que indica el aeropuerto, especialmente sobre los artículos restringidos, si te sorprenden con alguno lo tendrás que dejar.
  • Nunca pero NUNCA digas la palabra bomba, drogas o cualquier otra que altere la estabilidad emocional o la seguridad de las personas e incluso del aeropuerto.
  • Vestir ropa cómoda, ni tan formal ni tampoco de playa de preferencia casual. Tu presentación dice mucho ante los agentes.
  • Llevar un abrigo ligero sin importar el destino, en los aviones y aeropuertos suele hacer frío.
  • Llevar buena literatura o música para los tiempos de espera.

 

LINKS DE INTERÉS:
http://www.tagsa.aero/

http://www.miami-airport.com/


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.